El Blog de José Antonio Fideu

Eso que pasa entre libro y libro: Celsius 2021

Puede que fuera en las redes, seguramente. El caso es que circula por ahí una de esas frases de filosofía de garrafón, que dice que la vida es el tiempo de espera entre viaje y viaje… Algo así. Y puede que, para los que amamos la literatura fantástica, esa sentencia pueda disfrazarse un poco, hasta acabar diciendo que esto de escribir en España es el sufrimiento que hay que pagar entre Celsius y Celsius. Es complicado estar en el negocio. Requiere un amor incondicional y una espalda fuerte, casi de acero, pero luego, tienes la suerte de que alguien en Avilés (un amigo) se acuerda de ti, te invitan a participar en otro Celsius y a la vuelta, de camino, le ves sentido a todo. Al menos durante un tiempo.

CELSIUS 2021

Has rozado la felicidad por unas horas, y con eso casi que basta.

Durante estos días, me he parado a pensar en la magia que hace que todo esto funcione como lo hace, como un reloj encantado, y he llegado a algunas conclusiones, de las que no estoy seguro, pero casi…

Veréis (para los que no lo conozcan), el festival Celsuis 232 es un encuentro, basado sobre todo en la literatura fantástica, que, desde hace unos años, vienen montando unos locos de Asturias para celebrar que la fantasía sigue viva, a pesar de todo. Durante una semana, aproximadamente, autores de todo el mundo se mezclan con lectores, editores, ilustradores y gentes de otras dimensiones, en un ambiente único de fiesta. Presentaciones de libros y firmas cada media hora, charlas, actividades infantiles (y no tan infantiles), incluso rol o cine nocturno, forman una salsa de positividad en la que flotamos los escritores yendo de un lado para otro como si todo ese montaje fuera una habitación más de nuestra propia casa. Ir paseando por las calles de Avilés, entre casetas plagadas de libros (la mayoría de autores españoles), y encontrarte con una cría de nueve años que te pide una firma, o con alguien que te pregunta por el detalle más oculto de tu última historia o que te sonríe porque te ha escuchado hablar antes, o ver que una persona hace cola para verte presentar tu libro, no tiene precio. Me bastaría con ver tanta gente diferente interesada en la literatura fantástica. Eso ya me haría sentir feliz, pero si además, en ese lugar se produce el milagro del encuentro con tantos lectores, con tantos amigos, y conoces a gente tan maravillosa, pues entonces, como digo, se llega a rozar la felicidad.

Este año, por circunstancias, apenas he podido estar allí dos días. Se me ha hecho corto, pero quizás por eso ha sido especialmente intenso. No he parado, he ido de un sitio a otro, rebotando, con una sonrisa en la cara, siendo consciente de lo afortunado que era en todo momento. Solo en circunstancias así, o cuando uno se encuentra con los miembros de un club de lectura, te das cuenta de hasta qué punto la suerte te ha acompañado en el camino… No os imagináis lo que significa que alguien termine de componer tu libro en su cabeza, que te diga que ha sido su refugio, que se ha divertido mucho leyéndolo… ¡Hay gente que incluso dice haber reflexionado a mi lado! En la lejanía, pero a mi lado… Para mí, que alguien preste atención a una obra mía en este universo de infinitas posibilidades y prisa, que gaste veinte euros para comprarla (tal y como está el patio), que emplee una porción de su tiempo en leerla (teniendo en cuenta que el tiempo es la materia más preciada que existe), y que luego se acerque a ti, para darte las gracias, es algo que todavía me maravilla. Lo agradezco infinitamente. No os imagináis cuánto.

Y eso, ocurre en el Celsuis a cada paso.

CELSIUS 2021

Pero es que, además, este año he tenido encuentros que me han alegrado mucho, con gente a la que extrañaba y quería volver a mirar a la cara y con gente que no conocía y que me ha sorprendido. Entre los del primer grupo, están mis queridos Germán y José Manuel, algo más que compañeros desde mi primera visita a la Semana Negra. Compartir un rato con vosotros ha sido una alegría enorme y como no nos hemos despedido, sin duda volveremos a encontrarnos pronto. Pero, lo mejor de todo esto es que, entre los escritores y editores también tengo buenos amigos a los que aprecio mucho: David Luna, Carlos Sisí (cuando pensaba que mis pesadillas con vampiros habían pasado, va el tío y me regala un ejemplar de Rojo dedicado…), Javier Miró, Javier Castañeda, José del Río, Dioni Arroyo… Mucha gente que ama la fantasía como yo y que me viene acompañando en este viaje desde hace años.

Y a esa tripulación de locos se han unido este año rostros nuevos, a los que conocía solo de manera virtual: mis queridos editores Pilar y José María (que ya forman parte de mis mejores recuerdos), y puñados de compañeros y conocidos a los que deseaba poner cara y sonrisa. Sofía Rhei (la nueva heroína de mi hija), Eva Guerrero, Izascun Gracia, Borja Bilbao, Ana García Herráez, Julia Díez, Pepa Mayo, Greta Mustieles, Gema Solsona, Ricardo Guadalupe, Tomás Hijo, Mariano Villareal o Ana González Duque… Seguro que se me olvida alguno. Han sido demasiadas emociones muy seguidas y mi pobre cerebro de cuasiabuelo suele fallar. Espero que me perdonéis los ausentes. Estáis aquí también…

En fin… Y si a esto le sumas una cocina excelente (y no m refiero solo a ese cachopo reglamentario que hay que zamparse y compartir en redes), el calor innato de aquella gente, lo maravilloso de aquellos paisajes de cuento de hadas… pues imaginaos: la experiencia se vuelve inigualable.

CELSIUS 2021

Así que esta locura maravillosa es posible gracias a los lectores, a los escritores y editores que colaboran para que ritual funcione, pero, sobre todo, a ese trío que invoca encantamientos de convocación para llevarnos allí cada verano: A Diego, que este año me ha acompañado en la presentación (una presentación magnífica), a Cristina, que nos recibió con una sonrisa, como siempre, y que le regaló a mis hijos dos gorras muy chulas, y sobre todo Jorge Iván. Y digo, sobre todo, no porque crea que su labor es más importante (no entro a valorar eso), sino porque fue con él con el que comenzó todo. Él me publicó Núbilus hace muchos años (ya demasiados), él creyó en mis historias cuando nadie me conocía, me llevó a aquella primera Semana Negra y de alguna forma, me ha permitido ser el escritor que soy… haber vuelto al Celsius. Esa es la razón. Pero no solo tengo agradecimiento para ellos tres. Sé que en el Celsuis colabora mucha más gente, a algunos apenas los conozco, pero mi gratitud se extiende hasta el último de los que hacen aquello posible.

Así que, aquí acaba el viaje. Al menos por ahora. No sé si habrá otro. Espero que sí, pero de cualquier forma el Celsuis de este año, el del renacer a la vida tras (o a pesar de) esta triste pandemia, siempre estará ahí, congelado en un momento del continuo espacio-temporal, existiendo. Y yo estaré allí, con mi familia, con todos vosotros, celebrando que la magia existe.

Los Dioses muertos me han llevado hasta Avilés… Quizás solo por el Celsuis, haya merecido la pena escribirlo, pero lo cierto es que el libro me ha dado muchas cosas más, casi todas buenas. Así que puede que puede que deba reformular mi máxima filosófica del principio (filosofía de garrafón, ya sabéis, pero filosofía, al fin y al cabo).  Ahora, pensándolo mejor, quizás crea que el Celsius es esa isla de felicidad que uno se encuentra mientras recorre el camino de la escritura, entre libro y libro… Y oye, bien pensado, quizás lo de escribir no sea sufrir tanto, al fin y al cabo.

Nos vemos en el próximo Celsuis.

No todo está perdido.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Comentarios

Otros post relacionados

IMAGEN CORPORATIVA

Imagen corporativa de José Torres Criado

Me acerqué a Imagen corporativa por varias razones. En primer lugar, por qué negarlo, por el autor, José Torres Criado. Y es que el bueno de José había escrito sobre Los dioses muertos alabándola desde que salió publicada de manera entusiasta. Así que tenía una deuda moral con él que me apetecía saldar. Suelo comprar y leer libros de gente que me lee. Pero casi nunca suelo escribir sobre ellos por el compromiso que supone. En caso de que su novela no me gustara, ¿qué se supone que tendría que hacer yo? Él lleva deshaciéndose en halagos hacia Los dioses muertos desde enero, así que me tocaría pasar un mal trago…
Por suerte, no ha sido así.

Leer Más >>
Atenea, la divinidad y el poder

Atenea, la divinidad y el poder – Notas sobre Los dioses muertos (V)

La mirada inquisitiva de los Olímpicos se mantiene fija sobre los personajes de Los dioses muertos durante toda la novela. Ya lo he dicho con anterioridad: cualquier cosa en mi Grecia existe por y para los dioses. Dan la vida, conceden sus dones y han llevado a las diferentes polis a un estado de prosperidad y desarrollo tecnológico nunca antes vistos… Pero a la vez, exigen una absoluta entrega de los hombres. Si un griego quiere que sus cosechas sean abundantes debe rezar; si quiere que el filo de su espada se ilumine y corte, debe rezar.

Leer Más >>
Cleón y el sexo en Los dioses muertos

Cleón y el sexo en Los dioses muertos – Notas sobre Los dioses muertos (IV)

Aunque Los dioses muertos no es ni de lejos una novela histórica, sí que bebí de la realidad a la hora de concebir el mundo griego que describo en la primera parte. La Atenas de Prometeo es remedo de aquella polis en la que los mitos se mezclaron con la vida quedando ligados para la posteridad y, aunque muy diferente en el fondo, en forma trata de parecerse lo más posible. La imaginé clásica en términos arquitectónicos, una ciudad que conservara los rasgos urbanísticos propios de una urbe griega, aunque magnificados y engrandecidos por la tecnología concedida por los dioses.

Leer Más >>
Prometeo y los dioses

Prometeo y los dioses – Notas sobre Los dioses muertos (II)

Los dioses necesitan a los hombres tanto como nosotros los necesitamos a ellos, puede que mucho más. Necesitan de nuestras oraciones, de nuestra sumisión… Necesitan que creamos en su poder, pues de otra forma lo perderían todo. Los dioses, que se creen inmortales, mueren y se deshacen en el vacío cuando el último de sus adoradores se olvida de ellos.

Leer Más >>